Salud y Bienestar

Consérvate sano y saludable a cualquier edad

sano y saludable

Al comprar un equipo electrónico, lo primero que hacemos es leer el manual de funcionamiento para evitar un daño ocasionado por mal manejo porque en caso de reclamo ello no cubre la garantía, siempre debe estar sano y saludable.

Las mismas instrucciones de manejo debemos tener con nuestro cuerpo, porque normalmente todo funciona en forma adecuada desde nuestro nacimiento, nuestros sistemas están nuevos y en perfecto estado, pero el paso del tiempo y el estilo de vida moderno rápidamente deterioran el estado de nuestros órganos.

Una alimentación inadecuada y la falta de actividad física son la causa de aparición de arterosclerosis, que en términos comunes significa endurecimiento de las paredes vasculares (arterias y venas), ocasionando disminución de la irrigación de sangre oxigenada a los tejidos. Así como sucede con las mangueras del riego en un cultivo expuestas al sol se endurecen y taponan llevando poca agua a las plantas, dando origen a frutas y productos de mala calidad. En el organismo humano el riego insuficiente de sangre afecta el funcionamiento del corazón ocasionando infartos en el cerebro, produciendo mareos, perdidas de memoria, dolores de cabeza y derrames cerebrales. Aparecen enfermedades crónicas como la hipertensión arterial, la diabetes, la insuficiencia del riñón, la demencia, las crisis de ansiedad, la perdida de memoria del Alzheimer, trayendo mas complicaciones y serias consecuencias al organismo.

Por otro lado, la herencia que traemos en nuestro material genético y los elementos contaminantes del medio ambiente producto de lo que llamamos avances tecnológicos, la emisión de gases tóxicos como el monóxido de carbono de vehículos y fabricas, las ondas electromagnéticas de televisores, celulares, afectan directamente el funcionamiento de nuestras células, ocasionando múltiples enfermedades que degeneran nuestro sistema nervioso. 

Para conservarnos sanos debemos tener en cuenta un manual de hábitos saludables:

  1. Ejercicio físico: 

    Caminar 30 minutos al día durante cinco días a la semana, activa la circulación y oxigenación del organismo. Aumenta el movimiento del intestino, evitando el estreñimiento, mejora la diuresis o eliminación de tóxicos del organismo.

  2. Alimentación balanceada: 

    disminuir el consumo de grasas, dulces y harinas que aportan demasiadas calorías ocasionando aumento anormal del peso. Consumir proteínas de alto valor biológico como la carne, el pollo, el pescado y huevos  que ayudan a construir nuestro cuerpo, músculos , huesos y cerebro. Fortalecen nuestro sistema de defensas ante virus, bacterias y hongos. Las frutas y verduras aportan vitaminas y minerales indispensables en el funcionamiento de la célula.

Debemos consumir ocho vasos de agua al día indispensables para el funcionamiento del sistema excretor de toxinas, el riñón y el colon.

Grupos especiales de alimentos: 

La omega 3, 6 y 9 ácidos grasos polinsaturados previenen la aparición de enfermedades vasculares como el infarto del corazón y accidentes vasculares cerebrales. Debemos consumirlos en pescados como el salmón, la trucha, arenque y sardinas, aceite de canola, soja, oliva, nueces, semillas de linaza.

Los frutos rojos como la mora, las uvas y los arándanos. Contienen antocianinas y resveratrol fundamentales en procesos circulatorios y la síntesis del colágeno evitando el envejecimiento de la piel. 

Alimentos verdes como el brócoli, espárragos, espinacas, ricos en acido fólico y poligonales. Alimentos amarillos como la zanahoria, ahuyama y papaya ricos en beta carotenos y vitamina a para una piel sana y una visión adecuada. 

Por Dr. Pedro Suarez

Síguenos en Instagram



Entradas recientes


Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.